Blogia
Pensamiento Masonico

LA MASONERÏA COMO POZO DE RECICLAJE

Víctor Guerra

Teniendo como fondo las Jornadas del Symposiun Internacional de Historia  de la Masonería, del que vengo escribiendo hace unas semanas, decir que  siempre sale a relucir por diferentes conductos la filosofía que empaña a  la masonería española que por acto reflejo siempre se le atribuye la  krausoinstitucionista.

Tal cuestión parte de los trabajos de ciertos historiadores que vincularon  a los Institucionistas españoles y a Krause, por diferentes razones con la  masonería.  No tengo autoridad para desmentir ni afirmar tal vinculación a pies  juntillas, pero resulta que en el entorno de la Institución Libre de  Enseñanza (ILE) la presencia masónica se pueda considerar más virtual que  real, al menos en un primer momento, aunque es innegable que mças adelante  hubo ciertos lazos por la presencia numerosa de masones, hijos y herederos  de la cultura de la ILE.

Pero así se construye la historia de la masonería, y por ello resulta  paradójico como masón escuchar en tales foros que las logias esapñolas son  krausistas o que Fitche las ha imbuido de todo un corpus conceptual y  filosófico.  Por otro lado en otro sentido tenemos la postura de algunos investigadores  que cuando se enfrentan a los testimonios documentales y a la  interpretación de la realidad masónica interpretan su "aire" determinados  comportamientos políticos e ideológicos de los miembros de una logia,  puesto que no entienden el funcionamiento interno de los talleres, ni las  dinámicas e interrelaciones que se establecen entre los miembros del  taller.

En el fondo porque se ignora, como profanos que son en materia masónica,  que hay todo un simbiosis de conpotamientos de relaciones interpersonales  en el seno de la logias que hace que en éstas se de una continua  transmutación en cuanto a los comportamientos llegando a influir esta  siruación en el campo de los sentimientos, de este modo la logia se  constituye en un unidad pluridiversa cambiante y mutante a la vez a lo  largo de sus existencia.

Volviendo al tema krausista podemos decir que si bien históricamente se  puede seguir una cierta línea de pensamiento krausista en el seno de la  masonería española, por aquello de fijarla a una corriente, también es  cierto que ello, en parte, debe ser adjudicado y tomado con sumo cuidado,  pues la logia se nutre de la idiosincrasia de muy diversos individuos y  realidades, donde cada uno va aportando lo que su propia trayectoria vital  ha idorecogiendo de aquí y de allá, y por tanto aportará en su esatadía en  el taller y en sus trabajos "planchas" un bagaje existencial que va  destilando como parte de sus vivencias.

Y además si tenemos en cuenta que en las logias masónicas convivimos  anarquistas, socialistas, liberales, centristas e independientes en lo  ideológico-político. Y que nuestras referencias filosóficas-sociales en  ocasiones son también de lo más radical, dándose entre nosotros, como  masones, las más variadas inclinaciones y corrientes: cabalistas,  templaristas, existencialistas, ateos, agnósticos, cristianos de toda  tipología y corriente, alo cual hay que sumar que desde toas esas  diferentes perspectivas existenciales nos encuadramos en las variadas  masonerías: deístas, simbolistas, agnósticas o laicas.

Masonerías alambicadas todas ellas en el gran abanico que hay entre la  "ortodoxia masónica" que puede representar La Gran Logia Unida de  Inglaterra, y posiblemente la más radical "heterodoxia" que pudiera  representar el Gran Oriente de Francia, Ante   esa variada complejidad me  pregunto: ¿Cómo puede decirse que somos hijos del krausoinstitucionismo, o  de la filosofía védica o noaquita?, por poner un ejemplo.  Al hilo de esta reflexión que nace entorno al paraguas del encuentro de  Logroño, antes mencionado, decir que nos encontramos dos Hermanos masones  y masonólogos, uno el que suscribe, y el otro un notable masón, profesor e  interesante cabalista, y concluimos que nos gustaba el concepto, (a los  dos como masones que nos encontramos en dos masonerías radicalmente  distintas puesto y por tanto representamos los dos polos opuestos), y  planteábamos "que la masonería, amén de constituirse en una Escuela de  formación del Ciudadano, es un pozo de reciclaje, donde cada uno va  echando lo que destila en ese momento, y de mil y una formas,representado  bien por su acciones, por sus planchas, lecturas, o posiciones. etc.  Y en el seno de la logia cada uno va tomando, de aquí y de allá, lo que le  va interesando o cree que puede estar en su línea de acción o pensamiento,  y como tal es libre de interiorizarlo o de proyectarlo, eso es la  masonería casi que una antifilosofía, al menos como escuela o corriente.

Al tenor de lo que expreso no sería a muy descabellado decir que salvo que  se esté en una masonería excesivamente dogmática, y aún así con todo, los  masones nos construimos a base del reciclaje del variado mundo en el que  nos vamos imbuyendo cada día,tanto en lo social, como en lo que se feriere  al universo de la logia, lugar de consenso, pero también de encuentro, y  por tanto gran atanor alquímico del conocimiento.  Ante ello no es de extrañar que a veces a uno le reconozcan en una  determinada facción política, por poner un ejemplo, y luego se le vea  asistiendo, apoyando o dando cobertura a otro hermano que está en otra  posición política, puesto que ante posiciones enfrentadas ambos buscaran  ser el puente de consenso entre ambas posiciones ideológicas. Cuestión que  tanto le extrañaba a un masonólogo extremeño, cuando estudiaba una logia y  veía que un Hermano de un taller republicano era apoyado en sus tesis por  otro socialista en el ámbito de su pueblo. Lo veía dicho profesor como  algo extraño y sin razón, pues en el largo razonamiento que expongo, tal  vez, no de forma clara, está la explicación a tal fenómeno

Y es que cuando un tiene la logia como un referente existencial, se puede  concebir como lógico y normal que ambos hermanos, claudiquen de ciertas  posiciones, o que consensuen sus posiciones, si es que su posicionamiento  afectan al grupo humano tan "sui generis" como puede ser la logia. Digamos  que pesa más el proyecto logial que las ideas en si mismas.  Por eso me resulta tan chocante que nos sitúen en una determinada escuela,  o filosofía, como la de Krause cuando la realidad es que muchos Hermanos  masones desconocen quien fue Fitche, o Krause, o que escribió uno u otro y  como éstos han influido en la masonería.  Lo logico es que digamos que somos herederos de la tradición,pluridiversa  y multidisciplinar, pero hijos de nuestro tiempo y auténticos recicladores  del saber y del conocimiento, sin adscribirnos a escuelas o filosofías, al  menos de una forma dogmática.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres