Blogia
Pensamiento Masonico

MASONERÍA E INTEGRISMO

Roberta Galli
Gran Logia de Italia
Plaza Gesù Palazzo Vitelleschi


El problema planteado por el tema propuesto puede, en mi opinión, ser tratado bajo varios aspectos. Es en primer lugar necesario para nosotros tener las ideas claras en las definiciones y contenidos de los vocablos integrismo y fundamentalismo para  proseguir a un análisis y un estudio acerca él. Los dos conceptos, a menudo considerados sinónimos, son, realmente, diferentes y su aplicación, que siempre es peligrosa, se torna dramática cuando se unen. El integrismo exige un sistema de unidad que anule la pluralidad de conceptos y programas. El fundamentalismo requiere la aplicación rigurosa de los principios de origen sin cualquier concesión a la evolución o ninguna adaptación a las circunstancias y los cambios del tiempo. Sucede muy a menudo que el integrismo absorbe un poco de fundamentalismo y uno encuentra en sistemas totalitarios políticos y/o religiosos que se refieren exclusivamente a  reglas asentadas en el  pasado por la pasividad, o generalmente enfrentadas al cambio, al progreso y a la evolución, y a lo que estos traen de bueno y malo en la vida humana. Un hecho que de ahora en adelante yo llamaré sólo integrismo, por lo menos para lo concerniente a este escrito, y la consecuente degradación del hombre.

Está claro que el integrismo y el fundamentalismo están caracterizados por una intransigencia ideológica rígida en todas las formas de la vida social, política y religiosa y se niega a cualquier posición diferente. Para abreviar, uno podría decir, pero sería quizás    simplificar un poco, qué integrismo y fundamentalismo son el contrario de la tolerancia. Digo que eso es un poco para simplificar porque la intolerancia generalmente deriva de la ignorancia, del miedo a lo desconocido y a varios considerando que también causan integrismo y fundamentalismo, a sabiendas, y crece en donde la ignorancia, la miseria y la  oferta de desviaciones psíquicas encuentran una tierra fecunda al individuo o en las antecámaras que quieren deducir de él una fiesta que siempre es económica aun cuando se presenta bajo otro ropaje.

La historia y la historia de las religiones están  literalmente llena de integrismos: todos nosotros conocemos monarquías absolutas, dictaduras, y movimientos religiosos. Hoy uno tiende a hablar mayormente acerca del integrismo Hebraico, del que depende el resultado de una paz en una tierra dónde la tradición de la fe, y la reunión de sus mensajeros debe crear verdaderos territorios de paz expresa y tolerancia. Nosotros pensamos también inmediatamente en el integrismo islámico, dado que tenemos a la vista las demostraciones de una intransigencia y las consecuencias dolorosas para los hombres psicológicamente manipulados y enviados a matarse, a destruir y a destruirse en nombre de una idea y de una fe, agotando a las mujeres, a quienes  quita cualquier dignidad y cualquier respeto como seres humanos, injuriándoles el cuerpo y la mente, educando a los niños que crecen (cuando ellos tienen la oportunidad para hacerlo) con este tipo de " lección " qué los volverá personas jóvenes y adultas nutridas de la palabra guerra y tapará sus oídos por el odio. Permítasenos no olvidarnos sin embargo que el Occidente no pasa la prueba de integrismo y recalcar que el fundamentalismo es una creación del Occidente, que siempre comete el pecado de orgullo para sentirse civilizado y en la cima de todo y de todos. Debemos recordar que el fundamentalismo histórico tiene una paternidad americana desde que en 1895, en las cataratas del Niagara, un grupo de  teólogos evangelistas definió los cinco principios fundamentales de la fe cristiana.

Permítasenos igualmente no olvidarnos que antes de aparecer representado en una palabra que lo contendrá y lo simulará, el fundamentalismo surge al mismo tiempo que el hombre. ¿De hecho, cómo uno puede definir los absolutismos políticos que las monarquías de derecho divino o materialistas o las dictaduras practicaban, pasando por la exaltación de una raza? ¿Cómo puede uno llamar a los carniceros que perseguían a los librepensadores, a quienes me gusta llamar herejes en la dirección positiva de la palabra, es decir hombres que pensaron y plantearon una opción? ¿Cómo definir los modos impuestos por las Iglesias en Europa y América del Norte, y la imposición de guerras (¡qué contradicción!) en particular las cruzadas, que a todos nosotros nos presentaron como el ataque y la lucha contra el no civilizado, el infiel que se atrevió a ocupar la tumba de Cristo? (contra esos infieles, de los que occidente, que estaba detenido en su desarrollo, aprendió mucho de su civilización). Cada uno de nuestros países vivió y observó su integrismo. La Italia moderna sufrió el fascismo, que era una dictadura omnipresente que soportó el poder de una Iglesia Católica, dominante en la vida política italiana y cuyas opiniones son aún divulgadas por los medios de comunicación - incluso de izquierda - (Iglesia de la que será imposible prescindir porque su presencia es políticamente útil para sus amigos y sus enemigos). Italia aún soporta los embates contra la libertad que adelantan la hoz y el martillo, que combinan su lucha con la cruz y el Evangelio.

Nosotros, los Masones que creemos en la libertad que nuestros padres dejaron en herencia inestimable de una institución que hace su luz y su guía precisamente a esa misma libertad, no necesitamos muchas palabras para ver y entender estos integrismos violentos, qué sin decencia los políticos y los hombres de las Iglesias imponen en nuestra sociedad. Trabajar por el bien de la humanidad también es trabajar para abrir antes que todo nuestros ojos y  dar comprensibilidad a los otros, aprender y hacer aprender el uso de la libertad.

La historia nos permite aprender sobre integrismo e identificar los nuevos integrismos, aquéllos de hoy, más sutiles, más insinuados y más peligrosos, porque ellos se presentan a menudo bajo un aspecto positivo. Roger Garaudy habló sobre el integrismo de los tecnócratas y nosotros podemos comprender que el ser humano es arrollado por el Integrismo de la máquina, la técnica y la tecnología. ¿Se vuelve sobre él la víctima o el Amo? Uno podrá encontrar esto una exageración, pero al revisar la definición de integrismo dado, nosotros veremos que el hombre no tiene otra opción, si para tener o no empezó de un sistema dónde el sujeto devino en objeto. Debe formar parte de él si quiere vivir en la sociedad. Es aquí, en mi opinión,  donde empieza, el gran papel de la Masonería. Siempre me convencieron, a la luz de muchos episodios históricos que la Masonería no tiene que tratar de política y religión pero que debe formar al hombre, al Masón que será el portador de una enseñanza y una idea en el mundo político, social y religioso. La Masonería nos enseña a seguir siendo hombres, a mantenernos dueños de nosotros y a que no lo sean los objetos, a servir a la humanidad apoyando la investigación científica actual, y a no volvernos los esclavos del mundo moderno a nuestra disposición, para que el hombre sea capaz de actuar sobre él, más a menudo y más profundamente. Adquirir la libertad es tener la capacidad de decir y no decir, apagar la televisión, y de  separar la calculadora cuando nuestro trabajo no lo requiere.

Esto me lleva  a otras dos reflexiones, dictada la una por el hecho de que el Masón se debe sobre todo al trabajo en sí mismo, y la otra por el examen de las Obediencias Masónicas y de la existencia misma del Llamamiento de Estrasburgo.

Cada uno de nosotros lleva en sí mismo fundamentalismos que tenemos la práctica de llamar principios. En nuestra vida nosotros actuamos o a menudo decimos que actuamos por principios,  pero nosotros también decimos al actuar que "en teoría...   pero...". Ahora bien: ¿Qué es un principio? Es una regla, una base fundamental que se nos dio y sobre la que (podemos decirlo) nosotros construimos nuestra moral y en la que nosotros nos inspiramos para darnos una visión de la vida. Yo no hablo sobre los principios que se nos transmitieron y qué aceptamos por la tradición (y sobre el tradicionalismo, sus virtudes y defectos habría que decir mucho), a veces incluso por la ociosidad, o por la costumbre. Yo me refiero a las reglas que nos establecimos personalmente con base en el proceso de nuestra razón. ¿Por qué nosotros sentimos la necesidad de darnos principios que en un modo u otro está delimitando fronteras, habida cuenta que además  aspiramos a la libertad?. Yo creo estar en capacidad de afirmar que cada hombre siente la necesidad de poseer reglas a las que referirse, un tipo de metro con que evaluar las acciones de la vida. Eso parece absolutamente lineal y simple: yo me doy una regla y yo la respeto. ¿Dónde está problema? El problema moral nace cuando yo me llevo a decir " en la teoría... pero... ", es decir en el momento en que yo hago la excepción al principio. ¿Es correcto derogar por un momento los principios o se hace esto para ir contra nosotros? ¿Debemos nosotros ser fundamentalista y hacer nuestras opciones de los dogmas? La respuesta del Masón es inmediata porque el Masón prefiere los extremos plurales, escoge el perfeccionamiento - no la perfección - que hace viva una tradición en el progreso, que opera y actúa, mientras, dando a las cosas y a sí mismo una discusión.

Es innegable que todo se debe dar en discusión, alejando el examen provocado por debates morales, crisis de conciencia o dramas. Pero como afirma Henry de Montherlant " un examen representa un regalo del destino al hombre...  Uno de las ventajas del examen es permitirnos un buen conocimiento... el beneficio del examen no es así sólo obligarnos a ver claramente en nosotros sino obligarnos a despojarnos ". La intransigencia en los principios es imponer la esclavitud sobre nosotros mismos como afirmó Séneca, es el hombre sujetó a sus pasiones. El fundamentalismo moral se debe más que todo al miedo de perder los puntos de referencia y a la incapacidad de poder encontrar otros o de  sufrir, en la búsqueda, la posible pérdida o los cambios de ellos. El compromiso moral individual está por encima del integrismo moral.

En la historia de la Masonería existe la gran división que se ha mantenido durante siglos entre la tradicional Masonería de patente inglesa y la Masonería adogmática (el adjetivo lo tomamos en su sentido extenso) o liberal. Los Landmarks y su interpretación dogmática le impidieron a los ingleses estar presente en Lausana en 1921 y  los llevó reforzar su posición mediante la publicación el 4 de septiembre de 1929, por parte de la Gran Logia Unida de Inglaterra, de los " Ocho Puntos de Londres ", que establecieron los principios (aquí está el principal dogma) para la definición y la aceptación de una Gran Logia. El artículo 8° reza ": y finalmente se determina que los Principios de las Grandes Constituciones, de los Landmarks y costumbres de la Orden serán estrictamente observados". Considerar los Landmarks y los Ocho Puntos como leyes soberanas, aisladas de tiempos, hombres y lugares equivale en la practica a la fabricación de dogmas que vienen a pesar en el espíritu de libertad, en la búsqueda de esta, y en el respeto individual que caracteriza a la Masonería.


Cerrando con respecto a los cambios, cuando estos son racionales son convenientes: La negativa de una evolución por el respeto a una Tradición, la ceguedad que proviene de no reconocer que esta Tradición es hecha por los hombres y vive y progresa con los hombres, como siempre ha sido en el pasado, es la negación Masónica del espíritu y la transformación de un crisol de ideas, de una fuente de universalidad y cosmopolitismo, que poco a poco se vuelve estéril por la falta de oxígeno, completamente aislada por un orgullo derivado de la conciencia de ser depositarios de la verdad. Nada es más contrario al espíritu Masónico que el concepto de verdad absoluta que sólo existe como un ideal del modelo de la las Ideas de Platón. Entre los Landmarks, los dos que han creado la más grande incomprensión es la presencia de la mujer en la Logia y la creencia en un Dios revelado. Nosotros no entraremos en comentarios sobre esto, pero queremos recordar la declaración del documento final de la Conferencia de Lausana de 1921 qué dice entre otras cosas:

" El propósito de la Masonería, institución tradicional, filantrópica y progresista, basada en la aceptación del principio de que todos los hombres son hermanos, es la investigación de la verdad y el estudio y la práctica de la moral y la solidaridad. Ella trabaja por la mejora moral y material, así como intelectual y social de la humanidad. Tiene como principio la tolerancia recíproca, el respeto a los otros y a sí mismo y la libertad de conciencia. Ella busca extender a toda la humanidad las ataduras fraternales que unen a los Masones en toda la superficie de la tierra ". Nosotros reconocemos en estas formulas aquéllas de la Llamada de Estrasburgo de la que celebramos la 40° Asamblea anual. La libertad absoluta de conciencia es la contestación a los Ocho Puntos de Londres; es la expresión del universalismo y la fraternidad Masónica.

Sin embargo es necesario hacer un último comentario sobre el integrismo y el fundamentalismo en la Masonería. La contestación a la rigidez dogmática inglesa no siempre ha sido el liberalismo Masónico que afirma la plena libertad para adoptar y seguir un camino. De hecho, demasiado a menudo, por un fenómeno profundamente humano, que los Masones deben rectificar, la violencia responde a la violencia y el fundamentalismo contesta al fundamentalismo, inconscientemente, por completa buena fe buena y de una manera tangible. Cuando nosotros nos definimos como Masonería adogmática debemos prestar una gran atención para no hacer del adogmatismo un dogma; es probable que el miedo a un mal nos haga entrar en el mismo mal. A menudo nosotros nos olvidamos de considerar que la Tradición Masónica, que es común a todos, puesto que progresa y se enriquece con el tiempo, difiere inevitablemente de país a país y, por una razón mas fuerte, de continente a continente.

La verdad de un pueblo, de una civilización no es necesariamente la de otro. El Masón siempre debe recordar que cada uno busca su verdad según sus métodos y no el de los otros. Muy a menudo también nosotros tendemos a transformar la laicidad en ateísmo, dejamos aspectos interpretables de la tradición simbólica para no dar ningún espacio a una posibilidad de ver en la Masonería los elementos que la relacionan con una religión. Permítasenos no olvidar el valor de los símbolos, que son nuestro idioma; permítasenos no olvidar que en un país por razones históricas y sociales  muy a menudo prospera un tipo de Masonería que solo puede ser practicada en otro, al mismo tiempo, cuando este comprende de la misma manera su espíritu, sus creencias y su educación. La Gran Logia de Italia (solo es posible para mí hablar sobre mi Obediencia) como otras Obediencias  trabaja a la Gloria de G:.A:.D:.U:., y abre su trabajo en el Evangelio de San Juan,  pero la Gran Logia de Italia es una Obediencia laica que estima que el Gran Arquitecto del Universo representa para cada uno un ideal diferente, el Gran Reloj de Voltaire en que lo sagrado y lo religioso son dos cosas diferentes.

Ellos son sólo dos ejemplos y cada uno de nuestras Obediencias son ciertamente  otros.

En conclusión quiero que se me permita hacer un llamamiento: Permítasenos ser Masones. No se olvide el ejemplo de la Masonería operativa. Demos una discusión sobre el examen de nuestros actos, nuestros pensamientos y nuestras creencias de nuevo. Descubriendo este compromiso es probable que no permitamos al fundamentalismo penetrar y vivir en nuestros talleres.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

HUGO -

....SINCERAMENTE ME EXTRAÑA QUE SEAS H:. OBVIAMENTE ESTÁ HABLANDO DE LA RELIGION CATOLICA.....SI EN VERDAD ERES MASÓN DEBES SABER QUE LA MASONERÍA NO ES UNA RELIGION.....FARSANTE!

nadyne -

A qué secta se refiere don Edgardo Magnani? No creo que esté hablando de la Francmasoneria, porque yo soy mason.

Edgardo Magnani -

Os invito a reflexionar acerca de una secta, que practica la teofagia y adora un patíbulo por fetiche. Sus rituales son la mezcla de una mitología de antiguas tribus de pastores y de mitos paganos de la antigua Roma mezclados con otras mitologías orientales que fueron cosméticamente añadidos en el tiempo. Ya hace mucho que operan en el mundo y han adquirido, subrepticia y veladamente, mas poder que las grandes potencias económicas del planeta. Han pertenecido a ella: desde emperadores de la antigua Roma, hasta presidentes de los países mas poderosos.
En uno de sus rituales: (comeunión), devoran a su dios y beben su sangre, mientras que con extrema crueldad, lo mantienen fijado al patíbulo, donde —según sus leyendas— es asesinado cada año y resucita tres días después. Así, clavado lo exhiben en sus templos. El impacto emocional que producen estas prácticas e imagen, lo aprovechan para introyectar el terror en sus adeptos desde la más tierna infancia, mediante amenazas de ser asados vivos, (cosa que materializaron hasta no hace mucho tiempo). Están sometidos desde la cuna hasta la tumba a ritos espectaculares unos y necrófilos otros, con promesas de premios abstractos e irreales, —por su sometimiento— o la amenaza de ser asados vivos eternamente para el caso de negarse. Habitualmente sus crueldades no son tan explícitas, ya que manifiestan defender la vida en todas sus formas, pero no dudan en santificar armas y todo elemento usado en las guerras para matar y destruir, aliándose y glorificando a genocidas harto conocidos y a asesinos seriales como: Hitler, Mussolini, Pavelic, Franco, Pinochet, Videla... Que mediante la muerte violenta y torturas físicas mandaron exterminar poblaciones enteras, tal como ha ocurrido no hace tanto tiempo y sigue ocurriendo hoy, con bendiciones por parte de los fanáticos miembros de esa secta. Sus miembros consagrados, —donde abundan pederastas homosexuales— dirigen fundaciones de ayuda a niños "de la calle": Maciel Degollado, en México y Grassas, que dirige y administra la "Fundación Fellatio los Niños" de Argentina, entre otros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres