Blogia
Pensamiento Masonico

Masoneria Progresista

A la sombra de la acacia

A la sombra de la acacia

Ellos, los vencedores
Caínes sempiternos,
De todo me arrancaron.
Me dejan el destierro.

Luis Cernuda


Nací y crecí en Barranquilla, hermosa ciudad del norte de Colombia situada en la desembocadura del río Magdalena. Famosa en una época por sus frondosas acacias; majestuosos árboles que sirvieron como campo de juego y escondite ideal para inocentes besos.

Pocos años más tarde me tocó presenciar como uno a uno, estos antes magníficos árboles todavía en plenitud de follaje, antes ilustres y poderosos, se derrumbaban sin saber porqué, ante el mas mínimo amago de brisa. Pero la duda no duraba mucho pues mostraban sus raíces totalmente  podridas, llenas de parásitos que durante años se alimentaron de su rica savia y de la fortaleza de su madera. El voraz apetito no se compadecía de las hondas raíces y cegaba de tajo la obra de muchos lustros de la meticulosa naturaleza.

Otrora sombra y frescura, campo de juego, fuente de vida, ahí quedaban los huecos de mis acacias del recuerdo, como incipientes tumbas llenas de pequeñas cucarachas negras y blancas que hervían en una nefasta sopa.

Mucho mas tarde en otra etapa de mi vida, encontré una respetuosa institución, y mi sorpresa fue mayor al tener una nueva cita con mi vieja amiga la acacia; ahora la acacia perenne de siglos de conocimiento, la incorruptible guardiana de la tumba del maestro.

Para no mojarme en la lluvia y al amparo del conocimiento de su sombra, solo diré que volví a nacer con su delicioso aroma que tan bellos recuerdos despertaron en mi, recuerdos tal vez de una vida anterior que se deja de lado para seguir principios que te retan a superar el gran misterio de conocerse a si mismo. Convertida ahora en símbolo, no habría el riesgo de volver a verla caer. Ilusiones de mi vieja Barranquilla,  ciudad y logia.

En lo humano no cabe lo perfecto, y una escuálida carabela siempre nos recordará que solo estamos de paso; la búsqueda de la trascendencia hace que dejemos a un lado la muerte y tracemos una ruta que va más allá; la miopía de la voracidad hace que no se dejen espacios a que nuevas raíces crezcan.

La acacia guardiana del averno, no es inmune tampoco a las plagas de parásitos que viven de sus raíces y que más tarde que temprano cavarán su tumba, en lo que otrora fue su frondosa sombra.  Estos sempiternos huéspedes olvidaron la frescura del olor de las hojas para explotar el oropel de sus raíces.

LA ACACIA SE PUDRE OTRA VEZ!!!

Dario Gomez

080925

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Soñador

El Soñador

Una vez vino del desierto a la gran ciudad de Sharia un hombre que era
un soñador, y no tenía nada mas que sus ropas y efectos personales.
Mientras caminaba por las calles miraba con asombro los templos,
torres y palacios, pues la ciudad de Sharia era de gran belleza. Habló
mucho con los paseantes, preguntándoles sobre su ciudad, pero ellos no
entendían su idioma, ni él el de ellos.

A medio día paró delante de una gran posada. Estaba construida de
mármol amarillo y la gente entraba y salía constantemente. "Debe ser
un lugar sagrado" se dijo así mismo y entró. Pero cual fue su sorpresa
al encontrase una sala de gran esplendor y una gran compañía de
hombres y mujeres sentadas en varias mesas. Estaban comiendo y
bebiendo mientras escuchaban a los músicas. "No" dijo el soñador, esto
no es un lugar de adoración. Debe ser una fiesta dada por el príncipe
al pueblo en celebración de algún gran acontecimiento.

En aquel momento, un hombre a quien tomó por el esclavo del príncipe,
se le aproximó y le dijo que se sentara. Fue servido con carne y vino
y con los mejores dulces. Cuando estuvo satisfecho, el soñador se
levantó para partir.

Un hombre grande le paró en la puerta, estaba magníficamente vestido
"Seguramente debe ser el mismo príncipe" dijo el soñador en su corazón
y se inclinó y le agradeció. Cuando el gran hombre habló en el idioma
de la ciudad: "Señor no has pagado tu comida", el soñador no le
entendió y volvió a agradecerle de corazón. Cuando el hombre grande
miró mas de cerca al soñador. Y vió que era un extranjero, vestido eso
sí en pobres ropas y que no tenía por lo tanto de donde pagar su
comida. El hombre golpeó sus manos y a su llamada vinieron cuatro
vigilantes de la ciudad. Cuando cogieron al soñador entre ellos
situándose dos a cada lado, el soñador les miró con placer. "Estos"
dijo, "son hombres distinguidos".

Caminaron juntos hasta la Casa de Justicia y entraron. El soñador vio
delante suyo, sentado en un trono, a un venerable hombre con gran
barba y vestido majestuosamente. Y pensó que era el rey. Y se alegro
mucho de haber sido traído ante él.

El vigilante relata al juez, que era aquel venerable hombre, el cargo
contra el soñador y el juez le asigna dos abogados, uno para presentar
el cargo y el otro para defender al extranjero. Y los abogados se
pusieron de pie, uno detrás del otro y presentaron cada uno sus
argumentos. Mas el soñador pensó que estaba escuchando su bienvenida y
su corazón se llenó de gratitud hacia el rey y el príncipe por todo lo
que estaban haciendo por él.

Así la sentencia le fue dada al soñador, a quien se le colgó en su
cuello una tableta con su crimen escrito y se le hizo atravesar la
ciudad sobre un caballo sin ensillar con un trompetista y un
tamborilero precediéndole. Los habitantes de la ciudad corrieron hacia
esta comitiva al oír el ruido y cuando vieron al soñador se rieron de
él. Y los niños corrieron detrás suyo en grupos de calle en calle. Y
el corazón del soñador estaba extasiado y su ojos brillaban al
mirarlos, pues para él, la tablilla era un signo de bendición del rey
y la procesión era en su honor.

Durante dicho recorrido, vio entre la multitud a un hombre que era del
desierto como él y su corazón se lleno de alegría y le gritó:
"Amigo! ¿Donde estamos? ¿Qué ciudad anhelada por el corazón es esta?
¿Cual es la raza de estos huéspedes pródigos que celebran al huésped
afortunado en sus palacios, cuyos príncipes son sus compañeros y cuyos
reyes ponen sobre su pecho un amuleto y le abren la hospitalidad de
una ciudad que desciende del cielo?

Y aquel que era también del desierto no le respondió. Solo sonrió y
sacudió ligeramente su cabeza. Y la procesión siguió de largo. Y el
rostro del soñador siguió transportado de alegría y sus ojos llenos de
luz.

QUE ES CLIPSAS?

QUE ES CLIPSAS?

Iván Herrera Michel
Vicepresidente de CLIPSAS

Al conocerse, gracias a la magia del Internet, los resultados del 45º Coloquio y Asamblea General de CLIPSAS celebrados en la ciudad de Porto, Portugal, del 17 al 20 de mayo de 2007, en donde se escogió a la Gran Logia del Norte de Colombia, con sede en Barranquilla, como anfitriona para su cita número 46 en el año 2008 y se me eligió como Vicepresidente, algunos Masones me han pedido que explique en que consiste esta asociación Masónica y cual es su importancia en el mundo actual.   Y la respuesta no es sencilla.

Yo habría de comenzar explicando el por que diez Grandes Logias europeas y una del Líbano se reunieron, en la posguerra europea, el 21 de enero de 1961, en la histórica ciudad francesa de Strasburgo, para dirigir al universo Masónico un documento trascendental llamando a restablecer entre los Masones la cadena de unión rota por lamentables decisiones unilaterales, pero el relato excedería los límites y el propósito de este escrito.   El Ex Gran Maestro del Gran Oriente de Luxemburgo y dos veces Presidente de CLIPSAS, Marc – Antoine Cauchie, publicó en el año 2006 un excelente libro sobre el tema, en idioma galo, que se titula, precisamente, "Reunir ce qui est Épars", que cuenta con 280 páginas.

Pues bien, en resumen CLIPSAS es la materialización asociativa de esa iniciativa de Strasburgo y voy a intentar mostrar brevemente su implantación en el paisaje Masónico contemporáneo.

CLIPSAS es la sigla por la que se conoce la asociación mundial de Grandes Logias más grande y más antigua del planeta.   Su nombre deriva de las iniciales en francés de su nombre: "Centre de Liaison et D'information des Puissances Maconniques Signataires de L'appel de Strasbourg" (Centro de Enlace e Información de las Potencias Masónicas Firmantes del Llamamiento de Strasburgo), y se encuentra registrada en la Prefectura de París, Francia, con inversiones financieras en la Banca di Roma.   Su actual Presidente para el periodo 2007 – 2010 es el R:. H:. Jefferson Scheer, Gran Maestro de la Gran Logia Unida del Paraná y su ideología Masónica es liberal e inclusoria.

El pensamiento que impulsa a CLIPSAS nace como respuesta a la ruptura de la cadena de unión universal de la Orden impuesta con el pretexto de una pretendida Regularidad.   Entendida – para los efectos de este escrito - como una condición que emana del relacionamiento con la Gran Logia Unida de Inglaterra, que a su vez exige unilateralmente la adopción de una serie de dogmas, tales como la creencia en un ser supremo, la ubicación permanente de un volumen de la ley sagrada en el altar de los votos, la no incorporación de la mujer en calidad de miembro a las Logias, etc.   De allí lo de la "Libertad de Conciencia" que sirve de lema a la "Unión de Strasburgo", como también se conoce a CLIPSAS.

En realidad, CLIPSAS es la continuación en el tiempo del espíritu que animó a varias organizaciones Masónicas internacionales que se crearon por reacción contestataria a la agresión que en 1877 la Gran Logia Unida de Inglaterra hiciera al Gran Oriente de Francia.

Ya desde 1989 en el Congreso Internacional de París la Gran Logia National de España propone la creación de una confederación, idea que es retomada en los Congresos de Anvers de 1894, de La Haya de 1896 y de París de 1900, para finalmente concretarse en el de Génova de 1902 en que se crea el "Bureau International des Relations Masoniques" (BIRM), conformado por veinticinco Grandes Logias de Europa, América Latina y Egipto, reconciliando de paso a la Masonería alemana con la francesa que estaban distanciadas desde la guerra franco prusiana de 1870.

La organización inicial es encargada a la Gran Logia Alpina de Suiza, y en el Congreso Internacional de Génova de 1921 el BIRM se convierte en la "Asociación Masónica Internacional" (AMI).

Desde un principio las Masonerías inglesa, escandinava y americana de blancos forman un bloque común contra la BIRM a pesar de que Londres asistió como observador a la reunión de 1913.    La división definitiva de la Masonería mundial se concreto finalmente con la publicación unilateral de los 8 puntos de relacionamiento interobedenciales publicados por la Gran Logia Unida de Inglaterra en 1929.

Un punto importante para los Masones colombianos lo representa el hecho de que a la AMI se vincula formalmente en 1923 la Gran Logia Nacional de Colombia, con sede en Barranquilla, por gestión personal y directa de su Gran Maestro el R:. H:. Francisco Baena.   En esa ocasión se afilió junto con otras Grandes Logias de Colombia, Luxemburgo, Hungría, Alemania, Chile, Yugoslavia, San Salvador, Venezuela, Filipina, Checoslovaquia y Puerto Rico.   En 1940, al comienzo de la Segunda Guerra mundial la AMI estaba integrada por 42 Grandes Logias: 18 en Europa, 1 en Asia, 5 en América del Norte, 7 en centro América y 11 en América del Sur.   Es decir, que Latinoamérica era Masónicamente liberal.

Posteriormente, las dictaduras europeas y los estragos de la segunda guerra mundial hicieron desaparecer a la mayoría de las Grandes Logias del viejo continente, y la presión que ejerció Londres, junto con sus asociados de Estados Unidos, en Latinoamérica variaron la región hacia el dogmatismo anglosajón.  Debilitada, la AMI clausura sus trabajos en la Convención de París de 1950.

De ahí en adelante la Confederación Masónica Interamericana (C.M.I.) fue el guardián fiel del nuevo statu quo en Latinoamérica, y desde esa época, en Colombia es importante aparecer como "Regular" en el Year Book inglés y en el List of Lodge estaudinense, y hasta la década de los 80s este es el único estilo Masónico que se practica en el país.

El segundo lugar en antigüedad y cobertura en el mundo lo ocupan las " Conferencias Mundiales de Grandes Logias Regulares", de línea anglosajona, que cuenta con doce años de existencia a partir de su primera cita en la ciudad de México en 1995, habiendo celebrado hasta la fecha ocho reuniones mundiales en Lisboa, Nueva York (en donde se redactó su constitución), Sao Paulo, Madrid, Nueva Delhi, Santiago de Chile, París, programándose la novena para la ciudad de Washington D. C. del 7 al 10 de mayo del año 2008 oportunidad en que la Gran Logia de Libres y Aceptados  Masones del Distrito de Columbia ofrecerá su hospitalidad.  La coordinación de los trabajos y las reuniones de las Conferencias están a cargo de un Secretario Ejecutivo, dignidad que desde 1999 ocupa el R:. H:. Thomas W. Jackson, Ex Gran Secretario de la Gran Logia de Pennsylvania.   Su ideología Masónica es anglosajona y exclusoria.

Por otra parte, existen diferencias básicas en los modos de actuar de las dos más grandes organizaciones mundiales.   Por un lado, en las Conferencias Mundiales de Grandes Logias Regulares se deben someter a un examen previo todas las ponencias a presentar con el fin de que no sean introducidos temas polémicos a las deliberaciones.   Por el contrario, en CLIPSAS las ponencias se presentan sin filtros previos.  Igualmente a los Coloquios de CLIPSAS puede asistir tranquilamente cualquier Masón del mundo sin importar que la Gran Logia a la que pertenezca no sea miembro del "Centro de Enlace".   En las "Conferencias" todos los asistentes deben ser miembro de alguna Gran Logia de las que el grupo entiende como Regular.

La cuestión del respeto a la particularidad de cada Gran Logia también es determinante.   CLIPSAS acepta la singularidad de cada Gran Logia, sin imponer ni exigir nada a nadie dentro de la mayor tolerancia mutua.  Por su parte, las "Conferencias" se apegan con firmeza a las condiciones impuestas por la Gran Logia Unida de Inglaterra y las exigen a su membresía.

Igualmente, existen grupos de Grandes Logias que se reúnen atendiendo afinidades como la Confederación de Grandes Logias Femeninas, regionales como la Confederación Masónica Americana (COMAM), nacionales como la que aglutina a 10 Grandes Logias del Perú, etc., pero todas ellas tienen en común que no poseen vocación universal.

De todos modos, y dentro de sus particulares estilos de trabajo, CLIPSAS y la Conferencias Mundiales en cada cita se preocupan por tratar un tema de actualidad para la humanidad, o de estudiar conjuntamente algún aspecto del devenir Masónico, los cuales son tratados a grandes rasgos desde la perspectiva filantrópica que identifica a la Masonería anglosajona, de reflexión filosófica que distingue a la de Europa continental, o acorde con el discurso social que caracteriza a la latinoamericana.

Estas asociaciones de amplia cobertura son importantes en una humanidad globalizada en donde los líderes de la Orden deben tener cabal comprensión de lo que significa ser Masón en un mundo altamente tecnificado y comunicado.

A CLIPSAS le cabe el honor de haberse anticipado a esta tendencia civilizacional y su condición de ser la asociación Masónica de cobertura mundial más grande y vital le impone una función de servicio que no podemos dejar de admirar.

Visto lo anterior, es fácil comprender la importancia y la enorme trascendencia de celebrarse en Barranquilla, Colombia, del 22 al 24 de mayo del año 2008 el máximo certamen mundial de la Masonería.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MASONERIA Y MUJER (Una polémica estéril)

MASONERIA Y MUJER  (Una polémica estéril)

Keltoy. M.·.  M.·.

En los últimos tiempos, y de manera sorprendentemente repetitiva, se están produciendo debates (precisamente en Foros de opinión Masónicos) sobre el papel de la mujer en Masonería. Lamentablemente, muy pocas voces (casi ninguna, quizá por cobardía) se atreven a desmontar las falacias (¡no puedo darles otro calificativo!) que continuamente se vierten, para seguir justificando la negativa de muchos Masones a la participación de la mujer, en igualdad de derechos y obligaciones, en nuestra Augusta Orden.

Para algunos (¡demasiados diría yo!) la Masonería parece seguir siendo feudo exclusivo de los varones, puesto que (¡según ellos!) las mujeres no reúnen las condiciones "sine qua non" para ser iniciadas (?).

Si queremos ser coherentes con la trilogía: Libertad, Igualdad, Fraternidad y con la Tradición Primordial en que se apoyan muchos de nuestros postulados (¡todo ello muy anterior a las tan citadas Constituciones de Anderson!), he de defender el lado femenino de la polémica. ¿Qué razones me mueven a salir en defensa de ésta, aparentemente, causa "perdida"?  Es bastante sencillo explicarlo: primero por creer sincera y profundamente en el importante papel que la mujer puede y debe desempeñar en Masonería y, segundo, por el escaso número de mujeres presentes en nuestra Augusta Orden que podrían asumir su propia defensa.

Este "Hombre Libre e hijo de Mujer", admirador del lado femenino de la Humanidad, desea rendirles un pequeño y sincero tributo con esta denuncia/defensa de su pleno derecho a estar y participar en todo lo que el hombre. Deseo sinceramente que, un día no lejano, no quede ni siquiera la memoria de esta vergonzosa polémica y todos seamos simplemente: "Seres Humanos".

Para poder desarrollar este asunto, con un mínimo orden, pienso que podríamos desglosar el origen de la polémica en los siguientes puntos:

Masones que, de ninguna manera, aceptan a la mujer en Masonería. Masones que la aceptan pero en las llamadas "Logias de Adopción" y bajo supervisión de varones. Masones que, aceptándola en su Obediencia, no desean tenerla en su Logia, pues se sienten  incómodos. Masones que aceptan a las mujeres, en cualquiera de los supuestos: Logia mixta o femenina.  Desde el punto de vista histórico (¡al que recurren tantos Masones para "justificar" la no-participación de la mujer, por su incapacidad para lo Iniciático, según algunos alegan!) he de hacer algunas aclaraciones...

La participación de la mujer en el terreno de lo Iniciático, nos llevaría a culturas y tiempos muy antiguos. Tampoco hemos de olvidar que, incluso en la Masonería Operativa, está documentada la presencia de mujeres en la construcción de algunos edificios religiosos (esposas, viudas o hijas de Masones Operativos)

Los celtas (800-1.000 años antes de nuestra era) daban a la mujer el más alto grado de estimación al permitir que, contando con los mismos méritos que los varones y después de una larga y dura iniciación, alcanzasen la dignidad de Druídas. Me imagino que no habrá sospechas respecto a la "virilidad" y "hombría" de aquellas tribus que llegaron a conquistar gran parte de Europa y Asia Menor y se enfrentaron hasta morir a las tropas de Roma.

Hemos de tener en cuenta que los Druidas eran los responsables de la educación de la juventud y, en especial, de los hijos de los jefes de cada clan o tribu; los encargados de asesorar en la paz y en la guerra y los que poseían todos los conocimientos que, de alguna manera, ayudaban al grupo a superar las distintas situaciones.

En la cultura griega (¡de la que hoy aún seguimos "bebiendo"!), el papel de la mujer también tuvo que ver con el sacerdocio y los oráculos. La literatura de aquella gran cultura, rinde homenaje a la mujer en multitud de sus brillantes pasajes y, cosa curiosa, nunca se la menoscaba o desprecia, sino más bien se pone de manifiesto su virtud, fortaleza y dignidad.

En Roma, donde los dioses abundaban y los oráculos también, existieron dignidades sacerdotales femeninas cuyo "poder de influencia" alcanzaba a los emperadores y a sus decisiones más delicadas, tanto en la paz como en la guerra.

En el cristianismo, uno de los pilares indiscutibles de nuestra cultura occidental, y a pesar de no ser especialmente feminista, la mujer jugó un importante papel (recortado por la Iglesia Católica mucho más tarde). Entre los primeros cristianos muchas mujeres ocuparon puestos cercanos a Cristo o sus apóstoles.

Como vemos, a los antiguos no les dolían prendas a la hora de dignificar a las mujeres con puestos que, en algunos casos, tenían una decisiva influencia en la marcha de los distintos países o en las decisiones de los "hombres".

Si retrocedemos cincuenta años o poco más, veremos que la situación de la mujer era totalmente dependiente del hombre. No solamente en cuanto a lo económico (¡motivo de tantas desdichas para las mujeres!), sino también en el terreno puramente jurídico.

En España, y por poner un ejemplo muy gráfico, hasta finales de los años 50 a una mujer casada no se le expedía documentación alguna, por parte de las autoridades gubernativas (no podía salir al extranjero ni desplazarse con sus hijos a otra provincia), sin la autorización escrita de su marido.

Si era maltratada, nadie, absolutamente nadie (incluidas las fuerzas de seguridad, el clero o la judicatura) movían un dedo por poner remedio a la lamentable situación. La mujer, a todas luces, era una "pertenencia" más del hombre que, dueño y señor, no solamente mandaba en ella, sino que podía abusar de una autoridad que las leyes y la costumbre le concedían.

A finales del siglo pasado, principios del actual, emergen los primeros movimientos femeninos reclamando el derecho al voto (sufragio universal), a la educación y al respeto y dignidad de la mujer.

En el terreno laboral y juntamente con la infancia, la mujer ha sido explotada   (¡y sigue siéndolo en medio mundo!) durante siglos como mano de obra barata, sin derecho alguno y con salarios inferiores.

Hoy, finalizando el siglo XX podemos decir que la situación, si bien distinta, aún no es del todo justa. Todos conocemos empresas donde, en igualdad de conocimiento y prestaciones, no existe igualdad de salario entre hombres y mujeres.

Todo, absolutamente todo lo conseguido por las mujeres en el terreno de la igualdad, han tenido que arrancárselo a una sociedad dirigida por y para hombres. Solamente bien avanzada la primera mitad del siglo XX (hablamos de España puesto que en otros países los logros fueron bastante anteriores), los legisladores, hombres en su práctica totalidad, empiezan a introducir algunos cambios en las leyes, dando a la mujer "casi" los mismos derechos y obligaciones que a los varones.

Una gran parte de la Masonería de finales del pasado siglo e inicios de éste, especialmente dentro de lo que podríamos calificar como "masonería francesa", parece querer avanzar por caminos de Libertad, Igualdad y Fraternidad reales, aplicando una mayor justicia, con respecto a la mujer.

Muchas mujeres, ponen sus esperanzas en una Orden cuyos principios les atraen y, al mismo tiempo, les inspiran confianza en un mejor y más justo futuro de la humanidad de la que forman parte.

A finales del pasado siglo, principios de éste, muchos Masones estaban convencidos de la necesidad de admitir al "Ser Humano Mujer" en las Logias para que participase y colaborase en la construcción de una humanidad más justa y solidaria que, dicho sea de paso, resulta totalmente inconcebible sin la mujer (¡más del 50% de la población mundial!).

Otros muchos, basándose en lo que todos conocemos (¡la literalidad e "infalibilidad" de las Constituciones de 1.723!), ignoran el derecho de la mujer a estar presente en todos los foros, incluida la Masonería (¿Somos o no de este mundo?). A finales del pasado siglo, se llevan a cabo algunas iniciaciones de mujeres en Logias masculinas pero, eso sí, contraviniendo las directrices de los dirigentes de las distintas Obediencias. Al conocerse los hechos, se condena e irradia a los que se atreven a semejante "modernidad". Esta situación, como era de esperar, dio pie al nacimiento de Obediencias mixtas y femeninas.

La mujer, desde mediados de este siglo, ha estado ganando a pulso el lugar que el hombre le ha negado durante siglos en la sociedad. Nada les ha sido regalado por nosotros. Cada paso adelante, les ha costado grandes sacrificios.

Hoy podemos encontrar mujeres en todos los sectores directivos o productivos. Todo ello, naturalmente, ha sido consecuencia lógica del ejercicio del derecho a la educación a todos los niveles. Hoy, en muchas de las carreras que se imparten en nuestras Universidades, superan en número a los hombres.

Muchas mujeres trabajadoras, por razones de supervivencia o por desearlo así, ya no se plantean la maternidad como meta obligatoria (¡aún siendo ésta loable y hermosa!). Hoy las mujeres, por la razón que sea, guste o no a un sector de la sociedad más intolerante, quieren ser dueñas de su destino y de sus órganos de reproducción. La elección de estado, hijos o profesión, es su derecho y responsabilidad, exclusivamente.

Llegados aquí, me parece oportuno analizar los puntos que al principio exponía, respecto a la actitud u opinión de distintos grupos de Masones en relación con el título "MASONERIA Y MUJER":

Masones que, de ninguna manera, aceptan a la Mujer en Masonería.  Estos Hermanos, los más intransigentes (¡pero "coherentes" con lo que piensan!), carecen de argumentos realmente válidos y, generalmente, intentan poner el acento en la "tradición" (?) y en una cierta (fascista, nazi o irracional) trasnochada antropología "científica" que, según ellos demuestra con pelos y señales que los hemisferios de la mujer son distintos de los del hombre, y que sus capacidades están casi exclusivamente limitadas a poder coser, planchar, cocinar y servir de incubadora de nuestros hijos. Para juzgar esta actitud, sobran los comentarios.

Con toda la tolerancia de que soy capaz (Me pregunto ¿debo serlo realmente en este caso?), he de decir que, quien así se expresa, está faltando gravemente al Derecho Positivo, a los Derechos del Hombre y a la Constitución Española, además de otras muchas leyes de carácter nacional y supranacional.

Va contra el Derecho Positivo puesto que todas las leyes de nuestro país, reconocen el derecho de la mujer a pertenecer a cualquier Organización, Cuerpo Legislativo, Consultivo, Judicial, Fuerzas Armadas, etc. A los Derechos del Hombre puesto que "todos los hombres son nacidos iguales" y, finalmente, a la Constitución Española (votada por todos, incluidos los Masones), donde se repite: "todos los españoles son iguales"

No será necesario recordar que según las tan repetidamente citadas "Constituciones" (¡a las que algunos solamente apelan cuando les conviene!), el Masón debe respetar a las autoridades legítimamente constituidas y cumplir las Leyes. Creo que extenderme más resulta innecesario.

Masones que la aceptan pero en las llamadas "Logias de Adopción" y bajo supervisión de hombres.  Se trata, sin duda alguna, de un menoscabo a la capacidad de la mujer para ejercer la libertad de elección o para poder llevar a cabo la Obra con las herramientas que, igual que al hombre, les concedió ese SER a quien invocan, precisamente, algunos de los que niegan la participación de la mujer en nuestras Tenidas. No deja de ser una fórmula "machista" rechazable para la mujer, por simple dignidad.

Masones que, aceptándola en su Obediencia, no desean tenerla en su propia Logia, pues se sienten incómodos (?).  Estos son, sin duda alguna, los más sofisticados en sus planteamientos. Por un lado, desean quedar fuera de la sospecha de "machistas" (¡aún ejerciendo claramente de ello!) y, por otro, amparándose en eufemismos tales como: "dejo que vengan pero no en mi Logia, por favor", están negando el derecho a la igualdad que todo Ser Humano, por el simple hecho de nacer (sin importar sexo, raza o color) tiene ¿Qué oculto temor se esconde tras esta postura?

Yo me atrevería a decir que existe el temor, por parte de muchos varones, a comprobar que las mujeres son iguales o les pueden incluso superar en algunos aspectos. Después de tantos años de ejercer la dirección de orquesta, nadie quiere compartirla y se sentirían incómodos, al tener que reconocer que las "diferencias" (que hacen posible la maravillosa complementariedad de ambos sexos) son puramente hormonales, que no intelectuales.

No existe, ni ha existido nunca, ninguna evidencia científica seria (¡algunos llegan a recurrir a teorías antropológicas de clara raíz fascista!) que demuestre que la capacidad intelectual de la mujer es menor a la del hombre. El querer basar el "rechazo" a la mujer en Masonería en semejantes argumentos, dice muy poco en favor de quien lo hace, descalificándole de entrada.

Masones que aceptan a las mujeres, en cualquiera de los supuestos: Logia mixta o femenina.

Estos, a mi juicio, han superado muchos de los traumas ancestrales de su sexo (¡por medio de la reflexión y la racionalidad!). Han llegado hasta el punto de ver como algo natural que las mujeres participen en los Trabajos de la Logia, expongan sus ideas y edifiquen juntamente con sus padres, hermanos, compañeros e hijos, la Obra que nos conduzca a la construcción de una Humanidad fraterna, tolerante y solidaria.

A otros hermanos, los más "puristas", les preocupa sobremanera cómo podrían llevarse a cabo las iniciaciones de mujeres puesto que, según ellos, los Rituales de Iniciación no están pensados para el sexo femenino (¡Es natural pues fueron redactados por hombres!).

¿Qué problemas tendría la convivencia en una Logia, por ejemplo, de hombres y mujeres? ¡Los mismos que tenemos hoy trece o catorce varones!

¿Qué diferencias podrían existir en cuanto al Ritual de Iniciación? Simplemente la adaptación del Ritual al necesario pudor. Estamos hablando de Iniciación y no de la dramatización, al pie de la letra, de un Ritual pensado por y para hombres. Qué es más importante: ¿El espíritu o la Letra?

Está comprobado, lamentablemente, que los que decimos rechazar los dogmatismos, podemos caer en otros de distinto signo pero no menos peligrosos, por el férreo apego a simples prejuicios culturales que nos impiden evolucionar de acuerdo con la razón.

Hemos de profundizar, con la valentía necesaria y de una vez por todas (¡bajar a los más profundo de nosotros y no solamente encontrar, sino "labrar" esa piedra dura y resistente a todo ejercicio de tolerancia y amor!) en este problema humano que, hoy por hoy, divide a gran parte de la Humanidad en dos bandos condenados a entenderse. ¡No existe otra solución, y por mucho que algunos se empeñen en retrasarla tiene que llegar el día de la igualdad!

La Masonería siempre ha tenido a gala ser adelantada en la evolución de la Humanidad. Hoy, a las puertas del siglo XXI, es necesario que los gestos releven a las palabras o, de lo contrario, estaremos impidiendo a más de la mitad de esa Humanidad, que decimos desear mejorar con nuestro diario Trabajo, el acceso al Conocimiento.

¿Sería esta actitud no Masónica de recibo? ¿Estaría nuestra actuación en consonancia con lo que decimos desear?

Un poco de reflexión seria y pausada, se hace necesaria en este asunto que, por su enorme importancia, bien lo merece.

No podemos seguir escondiéndonos tras "cortinas" de antropología trasnochada o ideas producto de miedos y temores subjetivos. Debemos dar un paso adelante que, reconozco, para muchos significará un importante cambio en sus estructuras mentales.

Queramos o no, estemos de acuerdo o no, ha llegado el tiempo de posicionarse en este asunto que divide a la masonería universal en dos bandos antagónicos. Nosotros, los que trabajamos la Piedra Interior, debemos ser justos (¡que no generosos!) con las que, en un acto de amor supremo e irrepetible, nos dieron la vida y, ahora, llaman a nuestras puertas en demanda de Trabajo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres